ACTUALIDAD  27 de noviembre de 2017

La salud un derecho cuasi perdido: la situación del Hospital Provincial Domingo Funes

El emblema de la salud en la región, está sufriendo el peor momento de su trascendente historia, dejando a la sociedad del noroeste de la provincia, carentes del servicio de salud pública, un derecho constitucional que el Estado provincial está obviando y dejando a la luz entrever los intereses políticos-económicos.
El Hospital Provincial Domingo Funes fue creado 1932, siendo en sus inicios un hospital femenino nacional antituberculoso, es hoy en día un hospital familia provincial polivalente. Durante décadas fue el hospital modelo en salud pública, la insignia de la salud pública del noroeste cordobés. En la década del ´80 contaba con más de 250 camas, con profesionales de todas las especialidades, se realizaban intervenciones quirúrgicas oftalmológicas, de tórax, de otorrinolaringología (ORL), de neurología; se atendían personas de la región del noroeste cordobés como así también asistían de las provincias vecinas de San Juan, Catamarca y La Rioja.
En la actualidad el Hospital Domingo Funes dispone de 70 camas, con servicios en consultorios funcionando de: clínica médica, cirugía, obstetricia, ginecología, neonatología, traumatología (simple), Otorrinolaringología (ORL solo consultas sin intervenciones quirúrgicas),oftalmología (consultas simples), odontología (consultas simple) , tiempo atrás se contaba con un equipo de salud mental, y hoy solo se encuentra un psiquiatra y un psicólogo, antes se contaba con un equipo de neurología, hoy se cuenta con un solo neurocirujano y servicio de pediatría; que en todo lo que va del año, brindó sus servicios solo el 10% del total de los días; también hay atención en consultorios de algunas especialidades más (12 especialidades como cardiología, fonoaudiología, urología, etc). Cuenta con guardia para urgencias. Los servicios de guardia disponibles después de las 13:00hs son: clínica médica, obstetricia/ginecología, neonatología, traumatología y pediatría (servicio el cual no cuenta con un profesional a cargo responsable fijo hace varios meses); quedando a cargo entre diez o quince médicos/as a cargo de todo el hospital.
Todo esto da cuenta como se viene desbastando el Hospital por el mismo proceso sistemático de desmantelamiento y desfinanciamiento de la salud pública como política de Estado predilecta, favoreciendo así a los grupos privados (obras sociales, aseguradoras, clínicas) y vaciando la parte de salud pública. Tan solo observar el número de camas disponibles da cuenta como viene en decadencia, más que evidente, siendo que la población del Valle de Punilla ha crecido en los últimos años exponencialmente. El recurso humano con el que cuenta la salud pública (profesionales desde las y los médicos, licenciados, enfermeros hasta los y las administrativas) no solo es menor sino que también están en situación de precarización laboral.
Situación laboral del personal de la Salud
Actualmente el 60% del personal que trabaja en el Hospital Domingo Funes se encuentran precarizados laboralmente ¿qué quiere decir esto? Que no existe la posibilidad de que las y los trabajadores puedan realizar una carrera hospitalaria por qué tienen contrato laboral, el cual no le brinda seguridad laboral, quedando así la posibilidad que si no comparten ideologías, políticas u accionar, se los deja sin trabajo (no renuevan contrato), como sucedió hace año y medio con seis personas que trabajaban en el hospital a las cuales les llego el telegrama de despido y no tuvieron opción, dada esta forma que ofrece la provincia de contratación en negro de profesionales. Siendo que en la Ley 7625 de Salud dice que: “un profesional de la salud debe ingresar por concurso, es decir, el que más sabe, el más preparado e idóneo ingresa al sistema de salud pública”. Dichos concursos hace 10 años que no se realizan,por lo tanto hace diez años que nadie entra a planta permanente, es decir que hace diez años nadie puede hacer carrera hospitalaria.
Todo esto lleva a que aquel personal contratado precarizado no “se ponga la camiseta del hospital”, porque hacen su tarea acorde a su trabajo y se van, ya que la misma precarización hace que trabajen el doble dentro del hospital por falta de personal además de que el sueldo es bajo y no alcanza, por lo cual al salir de su jornada de trabajo del hospital deben ir a trabajar a otro lugar.
Esta precarización laboral del personal de salud pública que viven es apoyado por el gobierno, no solo sucede dentro del Hospital Domingo Funes sino también en toda la Provincia de Córdoba, otro ejemplo cercano es el Hospital Colonia Santa María donde se vive la misma situación o mas agravada aun. Se ven imposibilitados en poder realizar una carrera hospitalaria por qué no se realizan concursos, es decir, no tienen antigüedad, seguridad laboral, no hay categorización. Lo que lleva a que este 60% de trabajadores que tienen 10 años de trabajo de un día para otro pueden quedarse sin trabajo porque están contratados.
Podemos observar comparando el presupuesto de la planta de personal que publica el Gobierno de la Provincia de Córdoba del 2016 para el Hospital Domingo Funes cubriendo el total de cargos es de 369 y el presupuesto para la planta de personal 2017 es de 345, es decir hubo una baja de 24 personas de la planta del Hospital.
Además debemos recordar que hoy en la actualidad el sistema de salud pública se sostiene por el sistema de residencias, las y los residentes son quienes están especializándose al mismo tiempo que trabajando atendiendo a pacientes. Ellas y ellos rinden un examen para poder hacer su residencia, la carga horaria de trabajo es el doble por estar en formación, necesitan de un profesional que realice una supervización, que los instruyan (cuestión que ha estado faltando en los últimos años también en el Hospital), reciben una beca para poder llevar a cabo su residencia, la cual si se compara con una provincia vecina como es Santa Fe en relación a la remuneración, en Córdoba reciben la mitad.
Se observa nuevamente como se precariza al personal de salud teniendo en cuenta que las y los residentes son la base del sistema de salud pública, quienes no tienen acceso a coberturas sociales, no tienen aportes jubilatorios durante la residencia, tampoco tienen tutela sindical que puedan protegerlos ante un reclamo o queja.
Situación edilicia
El Hospital Domingo Funes tuvo una gran remodelación del edificio completo que empezó con el Gobierno de Mestre en 1997, allá por el 2001-2002, para lo cual se había recibido un préstamo del Banco Iberoamericano por 10 millones de dólares, la empresa que licito para realizar la obra era un empresa fantasma que subcontrato todo, no declararon los fondos en riesgo, el responsable era un ingeniero de Buenos Aires Mazza, la cual se dio a quiebra (en el contexto histórico del Diciembre Negro de De la Rúa) y el dinero desapareció no teniendo hasta hoy información de cuál fue el destino de tales fondos.
En principio se remodelo primero el ala norte del hospital, el ala sur del hospital quedo allí por varios años deshabilitada sufriendo un saqueo de todo lo que había en esa parte del hospital. Esto nos muestra como desde aquella época vienen queriendo vaciar el hospital, se corría el rumor que se buscaba cerrarlo y abrir un hotel de 5 estrellas en el mismo edificio, hoy podríamos creer que era un plan armado ya que la autovía de montaña que se pretende hacer va a pasar por detrás del edificio del Hospital.
Por el 2005-2006 las y los habitantes del Valle de Punilla junto a un grupo de médicos se organizaron denunciaron esta situación y consiguieron que se termine de refaccionar la parte del ala sur del hospital. En aquella época se hizo la marcha de las antorchas, se realizo un video registrando y denunciando tal situación que se llama “Al Gran Pueblo Argentino Salud 2005”. Y así pudieron frenar el primer intento de vaciar y cerrar el Hospital.
Actualmente podemos percibir como se sigue invirtiendo desde el Gobierno en arreglos edilicios en vez de invertir en concurso para sumar personal y especialidades en planta permanente dentro del ámbito de la salud pública de modo de mejorar y ampliar la atención.
En el Hospital había cuatro quirófanos, de los cuales nunca funcionaron los cuatro, solo tres, y de esos tres tampoco pudieron funcionar los tres al mismo tiempo ya que hay un solo anestesista para todo el hospital. Estructuralmente estaban bien, no se entendió el sentido de por qué se dio la orden de remodelarlos, hace más de cuatro meses se cerraron, se abrió un quirófano provisorio que iba a ser solo para emergencias, pero se sigue usando con la misma casuística. También llama la atención que se hayan remodelados los cuatro al mismo tiempo, se puede observar una falta de planificación, al igual que la guardia que era un servicio que estaba funcionando muy bien con un Shock Room modelo, con todo centralizado, aire comprimido, oxigeno, aspirador; y de un día para otro, se trasladó todo a la parte nueva, donde tal sala modelo funcionó por más de una semana en un pasillo. Esto sorprendió porque no se sabía la causa de tal decisión de trasladar el servicio de guardia.
Estas dos inversiones que decidió realizar el Ministerio de Salud con un plazo de 60 días, los cuales empezaron en el mes de Julio con las obras en quirófanos y el 3 de agosto en la guardia, ya pasaron y aun no están terminadas. El 7 de noviembre se hizo presente el Ministro de Salud Francisco Fortuna para inaugurar la obra que no estaba terminada, y participó un acto donde se inauguró una galería de fotos de directores y vice-directores del Hospital, además entregó a los directivos un ecografo bidimensional multipropósito de última generación.
Un derecho o una mercancía la salud de los argentinos
Desde la década del ´90 en la provincia de Córdoba con el mandato de Raúl Mestre realizó la reforma con la descentralización del sistema de salud. Esto implicó el traspaso, en menos de 6 meses, de más de 400 efectores a los municipios bajo promesa de aumento de recursos coparticipables, lo que generó la fragmentación del sistema y una agudización de las inequidades. En el discurso oficial, la provincia sólo se haría cargo de garantizar el 2do y 3er nivel de complejidad, dejando la atención primaria de la salud en manos de los municipios.
De modo que el presupuesto y responsabilidad del sistema de salud pública va en cascada desde la Nación a la Provincia y de la Provincia a los Municipios. Y así también la responsabilidad de dar respuesta a la sociedad ante las problemáticas y necesidades sanitarias en todos sus aspectos.
Acompañando este sistema que se implementó de atención descentralizado de salud en la provincia de Córdoba, se sumó la disminución de personal destinado al ámbito de salud y el sistema de contratación precarizando laboralmente a los que actualmente trabajan en este ámbito. Es un plan de ajuste en consonancia con la Nación.
En la actualidad tenemos un sistema de salud pública que aun sigue de algún modo dando respuestas a las demandas sanitarias a nivel provincial y municipal, a pesar de este plan macabro que está llevando a cabo desmantelando las instituciones (insumos, instrumentos, estado edilicio) y con la precarizando laboralmente de las y los trabajadores de la salud.
Argentina cuenta con la capacidad para producir medicamentos públicos y gratuitos, tiene la capacidad y los materiales para tener un sistema único y gratuito de salud pública. De modo de garantizar a la población una accesibilidad al sistema de salud sin que existan los sectarismos, cumpliendo con lo que la Constitución Nacional dice, y es que la salud es un derecho.
Se reunieron vecinas y vecinos del Valle de Punilla
Ante esta situación palpable que está atravesando como institución el Hospital Domingo Funes, hospital cabecera de la región, se convoco el 14 de Noviembre a. las y los, interesados a reunirse en el Club Villa Caeiro. El tema de la convocatoria fue: falta de personal, de especialidades, de insumos, de ambulancia, de guardias pediátricas.
Se hicieron presente a la convocatoria alrededor de 30 personas, también se hizo presente en la misma el Sr. Director del Hospital Dr. Gustavo Dellamaggiore. Durante la reunión las y los diferentes vecinos expresaron sus preocupaciones, sus observaciones, ante esta situación.
Se le pregunto al Director del hospital antes estas irregularidades que están habiendo dentro del Hospital y sobre cuál era su postura y su respuesta, quien respondió contando su perspectiva de la realidad actual del hospital. Entre sus dichos destaco que había 137 camas disponible de las cuales sabemos que solo hay 70, justificó el último mes de falta de pediatras en la guardia por problemas personales de los mismos profesionales, sin decir o aclarar desde su lugar como director responsable de la institución porque no regularizaba tal situación que viene de principio de año, siendo que ante tal situación ya había recibido reclamos.
También se le pregunto por las obras que se están llevando a cabo y no se terminaron en tiempo y formas dispuestos, lo cual respondió que a veces ocurren imprevistos que no se tienen en cuenta, se le preguntó por los concursos a lo cual respondió que había cargos concursados hace varios años y no había nombramientos y esta situación le excedía a su responsabilidad.
La reunión finalizo con la promesa del Director Dellamaggiore de regularizar las guardias pediátricas incorporando dos pediatras y para principios de Diciembre la incorporación de 10 enfermeras/os. Y se seguirán reuniendo en el Club Villa Caeiro, quedando la invitación abierta para quienes quieran participar y en la cual también estará nuevamente presente el Director del Hospital.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas